PROYECTO TIC:
NUEVA  METODOLOGÍA

ISABEL   AGÜERA  ESPEJO-SAAVEDRA

 

NECESARIA INFORMACIÓN  COMO  PRÓLOGO 

¿QUÉ SON LAS TIC? 

Las TIC, sigla que significa Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) aplicadas a la educación, son, ante todo una nueva metodología un excelente material para elaborar  proyectos de trabajo que interesen a los alumnos y conecten con todo aquello que actualmente puede resultarle significativo.  

Hasta hace poco, la escuela, en su obligación de dar respuesta a las demandas de la sociedad y de formar individuos críticos y autónomos, veía la necesidad de formar al alumnado en el lenguaje audiovisual y en especial en el televisivo. Como un instrumento potente de conformación de la realidad y de penetración cultural, la escuela debía intentar formar telespectadores responsables y críticos.

Y llegaron a los Centros televisores y vídeos que, poco a poco, se fueron incorporando, dado su familiar manejo, y que, de alguna manera ayudaron a hacer los aprendizajes más actuales y significativos.  <![endif]>

Ahora les toca el turno a los medios informáticos. Impregnados de un toque intelectual y científico, este medio goza del apoyo de todos los sectores de la sociedad. No se trata de formar ciudadanos y ciudadanas críticas solamente sino, ante todo,  competentes y competitivos socialmente. La sociedad exige expertos y expertas en  el manejo de la información a través de las nuevas tecnologías, a la vez que va ampliando su mercado de consumo a partir de esta necesidad generada en la población.

El dominio del inglés y de la informática es considerado como herramientas de éxito profesional y laboral y, por tanto, social. Ambos elementos actúan como factores de selección a la hora de acceder a un puesto de trabajo. Son cada vez más las ofertas laborales en las que se exigen junto con el graduado escolar un conocimiento rudimentario de inglés y de algún programa informático.

 

NECESARIO CAMBIO:

Hace años que vengo observando en las aulas un tremendo desfase entre la realidad de lo que son y cómo viven nuestros alumnos y lo que encuentran en los Centros Escolares y lo que  le ofertamos de cara a su aprendizaje.

Basta un breve repaso por los numerosos cambios que en los últimos años vienen sucediéndose pero, si bien,  algunos son  buenos en cuanto al espíritu, no llegan a hacerse realidad por causas que todos conocemos, pasando, así, a ser más de lo mismo: Libros de texto pensados  en función de ser material de consulta y que se les hacen estudiar cuando no saben ni leer - primer nivel pongo por caso -, horas y más horas sentados ante unas mesas que la mayoría de las veces no les llegan ni a las rodillas, soportando inmovilidad, silencio, "discursos" que nada les dicen de sus intereses y motivaciones, etc. Y un largo recorrido de actividades que les obligan a copiar y recopiar preguntas y respuestas.

Ante este panorama el fracaso no debería sorprendernos. Lo excepcional sería no fracasar. También la indisciplina de la que tanto nos quejamos, y no sin motivos, tiene  bastante de explicación en esta  incoherencia entre lo que son los alumnos hoy, hijos de la postmodernidad con los atributos que ello conlleva,  y lo que siguen siendo nuestros métodos.. Con frecuencia oigo a alumnos repetir: Me aburro en la clase. Y es que cualquier alumno medianamente inteligente no puede soportar la tensión de nuestros manidos métodos y de un sistema caduco que persiste en  una continuidad con visos de cambio que jamás llega en la medida que los tiempos  demandan.

La incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación en la Educación, se sustenta en la afirmación de que los ordenadores constituyen un apoyo significativo en el proceso enseñanza- aprendizaje, comparadas con otros medios, debido a que presentan además de texto, dibujos, animaciones, vídeo y sonido, permitiendo la interacción, la reorganización y búsqueda de un extenso contenido de información,  al tiempo que el participante desarrolla diferentes habilidades, destrezas y aprendizajes por la variedad de estímulos que se le presentan.

 

¿DÓNDE RADICAN LOS PROBLEMAS?

 Pero el problema, del uso de estas Tecnologías, sobre todo de ordenadores  recientemente instalados en Centros de toda la geografía, como siempre, radica en el personal, en los maestros que tendrán que  servirse de estos medios en la cotidianidad de sus proyectos educativos, porque si algo hay que dejar claro, e insisto en ello,  es que no se trata de que los alumnos aprendan a escribir a máquina desde el teclado de  un ordenador o como mucho que hagan un clic y se conecten a Internet. No, el tema es más complejo: son los maestros los que tienen que preparar  temas, proyectos, material en general que ofertarán con propuestas de investigación, comunicación con usuarios remotos, etc.

Pero de los profesores actuales, ¿cuántos son informáticos? La informática, las Nuevas Tecnologías no  formaron parte del Currículo de estudios de los profesionales que ejercen hoy  la educación, y dudo que lo sean  en las actuales  Escuelas de Magisterio. Son aficionados domésticos los que ponen sus elementales conocimientos al servicio de los Centros, cargándose, en muchos casos, la configuración de Windows en cuarenta y ocho horas .Ordenadores que pasarán al “cuarto de los trastes” al no haber presupuesto para  arreglarlos

Así no se puede hablar de Nuevas Metodologías, más bien podríamos decir que se destina un buen dinero a la adquisición de ordenadores para Centros Escolares. Hacen falta  proyectos que implican amplio conocimiento de muchas Nuevas Tecnologías: cámaras  digitales, grabadoras, video-cámaras, etc. Habilidades y conocimientos que no se adquieren en un cursos de siete días, y, bueno,  una gran  dosis de voluntad e interés por  aprender y trabajar.

 

 RESUMIENDO

 Si bien muchas instituciones proponen la aplicación de las TICs para la optimización de la misión que deben cumplir, creo que está un poco lejana su realidad porque veo que el primer obstáculo es que el elemento humano que debe aplicarlas no está preparado porque no hay medios para las infraestructuras necesarias

   Su puesta en marcha pone de relieve los siguientes escollos  

Con este panorama  no se puede hablar de nuevas metodología,  más bien podríamos decir que se destina un buen dinero a la adquisición de ordenadores para Centros Escolares.

Hacen falta  proyectos que conllevan amplio conocimiento de muchas nuevas tecnologías: cámaras  digitales, grabadoras, video-cámaras, etc, habilidades y conocimientos que no se adquieren en un cursos de siete días, y, bueno,  una gran  dosis de voluntad e interés por  aprender y trabajar, porque si algo hay cierto, y en lo que personalmente confío, porque, justamente ahí está el desafío de la educación en esta época: Tender a lograr en la labor educativa el mejor rendimiento con las pocas herramientas, e incluso preparación, con lo que contemos en la actualidad.

El docente que quiere hacer cosas y avanzar, es el que se complica, cuestiona, problematiza, mientras que con igual sueldo y conceptualización educa quien toma una actitud conformista, nada innovadora, cómoda y sin inquietudes docentes.

Es verdad que los escollos son muchos pero no podemos quedarnos de brazos cruzados formando una generación de analfabetos informáticos

Los maestros debemos estar atentos a todo tipo de progresos para incorporarnos a ellos y rentabilizarlos de cara a nuestra vocación que sin duda es tan trascendental que bien merece todo tipo de esfuerzos.

MI EXPERIENCIA

Sí, mi experiencia en este tipo de métodos, y cuando aún nadie hablaba de las TIC, o al menos yo nada sabía de dicha sigla, comenzó cuando adquirí mi primer ordenador. Ya empecé a preparar proyectos en los que los alumnos, incitados y motivados a investigar, trabajaban en una dinámica mucho más activa y creativa al encontrar material diferente al de los libros y  que les incitaba al movimiento e investigación. Uno de ellos, todo un éxito, fue el titulado TRIUNFOS y que tenía como objetivo, entre otros, conocer monumentos cordobeses, sobre todo los genuinos llamados TRIUNFOS.

Después vino la cámara digital, la grabadora, el DVD, etc. e ilusionada con la cantidad de posibilidades que dichos medios me proporcionaban, puse en práctica toda una  metodología  a base de proyectos que fueron oscilando entre alumnos de distintos niveles.

De ahí que hoy me sienta en la responsabilidad de comunicar mi trabajo que si bien puede parecer una utopía, el análisis de los proyectos que voy a desarrollar, siempre mejorables, ampliables, etc. demostrarán que es posible todo, cuando se pone empeño e ilusión.

Espero que sea de utilidad este trabajo que quiero mostrar para profesores y padres.

 

siguiente